Los clientes llevan quejándose, por escrito, de los plazos de entrega y de la calidad en la atención personal desde hace casi 4000 años: LA QUEJA MÁS ANTIGUA DE LA HUMANIDAD