EL EXPERTO, EL PROCESO Y EL MALABARISTA