Skip to content

En la sociedad actual, la descortesía se ha convertido en una parte muy familiar de nuestra vida diaria.: Anti incívico activo

By | Published | No hay comentarios

En la sociedad actual, la descortesía se ha convertido en una parte muy familiar de nuestra vida diaria.  

Desde las redes sociales hasta las interacciones cara a cara, parece que el comportamiento irrespetuoso se ha convertido en la norma. Como resultado, muchas personas optamos por alejarnos de él en lugar de afrontarlo. Sin embargo, evitarlo puede tener consecuencias negativas, como una ruptura de la cohesión social y la normalización de malos comportamientos.  

Es posible encontrar argumentos a favor y en contra del incivismo en nuestra sociedad actual y por qué es importante tomar medidas contra el comportamiento irrespetuoso. Una de las principales razones por las que es importante luchar contra la incivilidad es que conduce a una ruptura de la cohesión social. Cuando las personas nos comportamos de manera irrespetuosa, los demás se vuelven menos dispuestos a interactuar con nosotros, lo que lleva a una comunidad más dividida y menos unida. Además, la descortesía puede conducir a una falta de confianza en las instituciones, ya que la gente comienza a considerarlas ineficaces para abordar el comportamiento irrespetuoso.  

Para combatir esto, los colectivos deben promover el civismo social y sus líderes deben dar ejemplo de discurso respetuoso. Además, hay que educar sobre la importancia de una comunicación respetuosa. Por otro lado, evitar situaciones incívicas puede ser una forma de autocuidado mental importante. Las personas y situaciones tóxicas pueden tener un impacto negativo en la salud mental y el bienestar, y elegir evitarlas puede resultar beneficioso. 

Además, enfrentar la descortesía puede ser emocionalmente agotador y llevar mucho tiempo, y puede tener consecuencias negativas como una reacción violenta. Por lo tanto, debemos optar por focalizarnos en relaciones y experiencias positivas en lugar de afrontar comportamientos irrespetuosos.  

Otra razón para luchar contra la incivilidad es que ignorarla puede llevar a la normalización del mal comportamiento. Si no responsabilizamos a los demás por sus acciones, comenzarán a considerar aceptable el comportamiento grosero e irrespetuoso. Esto puede conducir a una cultura en la que la descortesía es la norma y quienes eligen ser respetuosos son vistos como débiles o ineficaces. Para evitar que esto suceda, es importante abordar la descortesía cuando ocurre y responsabilizar a las personas por sus acciones.  

Sin embargo, algunas formas de descortesía están protegidas por la libertad de expresión. Tenemos derecho a expresar nuestras opiniones, incluso si son impopulares u ofensivas. Censurar el discurso puede ser peligroso y también limitar la libertad de expresión. Además, definir qué constituye descortesía puede ser subjetivo y estar abierto a interpretación, lo que dificulta determinar qué acciones se deben tomar.  

En conclusión, luchar contra el incivismo activo es un paso importante para promover una convivencia positiva y prevenir la normalización del mal comportamiento. Si bien evitar la descortesía puede ser beneficioso para el bienestar individual, es importante abordar el comportamiento irrespetuoso cuando ocurre para mantener la cohesión social y responsabilizar a las personas por sus acciones.

Al promover el civismo y la comunicación respetuosa, mantendremos una cultura social que valore la bondad y la empatía. 

Deja un comentario